copenhague

copenhague trip diary

copenhaguecopenhaguecopenhaguecopenhague copenhaguecopenhague copenhague copenhaguecopenhague copenhague copenhague copenhague copenhague copenhague

El verano en Copenhague no es fácil de olvidar. La luz del sol, la lluvia repentina y los paseos en bici al atardecer son algunas de las cosas que se quedaron grabadas en mi memoria.

Hace algún tiempo de nuestro viaje a esta ciudad encantadora, pero repasar estas fotos ha avivado mis recuerdos. Y es cierto, Copenhague puede ser una de las ciudades del diseño por antonomasia. Se nota en sus calles, sus edificios, la decoración de tiendas y hasta en un minúsculo café lleno de encanto. Pero, ¿qué se come en esta ciudad? Eso era algo que quería averiguar también.

Tuvimos suerte en nuestra primera mañana. El sol brillaba y pudimos disfrutar de los bonitos parques y algún que otro mercado. También pasear por el centro de la ciudad. Pero no nos engañemos, una de las primeras cosas que hicimos fue buscar una panadería para probar los riquísimos rollos de canela #mammamia

Los famosos smørrebrød son algo muy curioso que no podíamos dejar de probar. Y también leí antes del viaje que por el centro tenían numerosos puestos de perritos calientes que los locales adoraban #ahíquefuimosaprobartodo

Recorrimos los puntos de interés más famosos de la ciudad, pero también alguna que otra gema escondida. Es la ventaja de ir acompañada por un arquitecto, nuestros viajes adquieren otra dimensión #siempremirandoparaeltecho

Por esta razón, nos salimos de la ruta turística (que también hicimos) para visitar algunos famosos edificios a las afueras de la ciudad. ¡Conduciendo bicis que alquilamos! En Holanda estamos acostumbrados a ir en bici y en Copenhague no queríamos sentirnos menos que los locales. Fue toda una aventura. Me encantó cruzar los campos de trigo al atardecer de vuelta a la ciudad. A pesar de la lluvia intermitente e inesperada.

Hay también una heladería muy famosa en el puerto y las vistas de la Ópera desde la otra orilla son espectaculares. Un lugar muy curioso de visitar por esa zona también es el Copenhagen Street Food. Como esté el sol fuera, ¡no se cabe!

Don’t miss…

Sin duda alguna, uno de mis lugares favoritos es el Tivoli de Copenhague. ¡Qué sitio tan lleno de magia! Fuimos por la tarde, después de hacer las visitas que teníamos planeadas durante el día. De todas formas no queríamos volvernos locos en las atracciones, sino visitar el parque. Mi sorpresa fue verlo tan lleno de gente, y no solo familias, sino también parejas y adultos que iban a cenar o a disfrutar de los espectáculos nocturnos. Yo literalmente aluciné con los fuegos artificiales a medianoche. Hacía mucho frío, pero la espera mereció la pena. Como todo el viaje.

m a r i q u i t i n a

4 Comments

  1. Carmen

    Me ha encantado esta entrada. Y las fotos preciosas

  2. ¡Oh, Dios me encantaría viajar allí! Qué colorido, que fotos más bonitas… :)
    ¡Besotes!

    • Es una ciudad preciosa, seguro que la disfrutarías. ¡Muchas gracias Alize!

Deja un comentario