invitada III

wedding series III

invitada IIIinvitada IIIinvitada IIIinvitada IIIinvitada IIIinvitada IIIinvitada IIIinvitada IIIinvitada IIIinvitada IIIinvitada IIIinvitada IIIinvitada IIIinvitada IIIinvitada IIIinvitada IIIinvitada IIIinvitada IIIinvitada IIIinvitada III

No tengo precisamente el don de la escritura. He empezado a escribir esta historia de invitada varias veces, sin éxito. Ninguna de las frases que elegí para comenzar eran demasiado buenas.

Imagino que algunas cosas son tan especiales que cualquier descripción no sería digna de la realidad. Hay dos personas que son muy importantes para mi, mis amigos R & M. Y este verano se dieron el ‘sí quiero‘ en el sur de España. Una tierra con mucho encanto.

Cuando una de tus mejores amigas se casa, encontrar vestido se convierte en una importante tarea. Yo ya había aprendido que, por muy especial que quisiera que mi vestido fuera, no iba a hacerlo yo misma. Lección aprendida.

En mis viajes intentaba buscar en tiendas diferentes, ya que había agotado mis opciones en Ámsterdam y alrededores. Fue en un viaje navideño a Madrid que encontré ‘el vestido’. Pura casualidad y una suerte.

Como no se puede tener la misma suerte para todo, los zapatos fueron más difícil de encontrar. Al final decidí probar con unos Pedro Miralles que me enamoraron, y fui muy feliz cuando comprobé que me quedaban bien en cuanto llegué a España. Y de casualidad, iban genial con el bolso que había encontrado. Además, R también confió en Pedro para sus zapatos #weloveyouPedro #spanishshoesthebest

Pero no nos desviemos de la historia. R y M son bellas personas. Y unos campeones, porque a pesar de la distancia caprichosa, han sabido hacer su relación mucho más fuerte. El destino ha querido que trabajen en ciudades diferentes, pero yo estoy segura de que antes de lo que ellos esperan, estarán juntos de nuevo. Porque se lo merecen.

Me hizo una ilusión tremenda cuando R me preguntó si quería ayudarla a vestirse el día B, como ella lo llamaba. “Pues claro que sí“, fue mi respuesta. Sin duda una experiencia única que jamás olvidaré: los nervios, retoques de última hora, fotógrafo en acción y mil detalles más que pude compartir con ella.

Además, me moría de ganas por ver su precioso vestido. Ya que por vivir en otro país, no había podido ayudarla más con los preparativos. ¡Gracias! Tengo que agradecer también a Fran Rosado, por las bonitas fotos y el gran trabajo.

Fue sin duda muy emotivo, un día lleno de sensaciones. Y de sorpresas por las que siempre estaré muy agradecida. Estar rodeada de amigos de toda la vida fue increíble. Ya solo me queda desearos que seáis muy felices, aunque estoy segura de ello.

m a r i q u i t i n a

Deja un comentario