dusty rose

handmade dress | dusty rose

dusty rosedusty rosedusty rosedusty rosedusty rosedusty rosedusty rose

Hace justo un año estaba terminando este vestido a toda prisa para estrenarlo en una fecha señalada. Al final mis planes cambiaron y tuve que echar mano a mi plan B. Ya sabes, chica precavida vale por dos. El resto es una larga historia.

Si tuviera que ponerle nombre a este vestido, sería “dusty rose“. Al fin y al cabo, la inspiración viene de una conversación con mis amigas antes de la boda de una de ellas. Intentábamos ponernos de acuerdo en un color para ser sus damas de honor. Et voilà! El color iba a ser rosa o similar, así que me fui en modo búsqueda y captura a tiendas de telas con todas mis ideas en la cabeza.

Al final encontré lo que buscaba: una tela con cuerpo y tupida en un tono claro y luego una transparente con mucha caída en un tono más oscuro para crear un bonito efecto de superposición #imafreak

Así que me puse manos a la obra a sacar el patrón de la falda. Con mucho vuelo, por favor. Más tarde vendría la creación del cuerpo, y con ello, algún que otro problema. Lo admito, cuando dibujas en papel todo parece fácil. Crearlo en en mundo real, aunque le hayas dado mil vueltas, es otra cosa. Yo y mis humildes conocimientos de costura nos creímos que éramos Coco Chanel. Pero nada de eso.

Mi estupendo vestido resultó tener algún que otro problemilla de logística, nada del otro mundo. Pero que lo convertía en no apto para la boda del año. Tampoco he querido hacer demasiado hincapié, así que he intentado no sacar a relucir mis errores en las fotos. A la vuelta de España decidí usarlo y hacer algunas fotos, a pesar del frío de Septiembre, para dejar constancia de mi trabajo #buscalos7errores

Lo combiné con unas medias estampadas, slippers, una gran bufanda para evitar el resfriado, y mi bonito bolso de Le Voilà. Es el que usé en la boda también.

Deposité confianza infinita en mi talento, así que me negué a comprar un vestido precioso que encontré en una tienda Holandesa. “¿Para qué, si ya me estoy haciendo uno?” Ilusa. Aún así, mi salvación fue meter en la maleta otro vestido elegante y sencillo que había usado sólo una vez. Y encontré de casualidad, esas son las mejores compras.

Mi plan B consistió en un vestido rosa midi de líneas sencillas y paniculata natural en el pelo. Por añadir un toque personal. Al estar cada una de mis amigas en una punta del mapa, no terminamos siendo damas de honor, pero casi. El destino quiso que fuéramos vestidas de los mismos tonos, incluso sin ponernos de a cuerdo. Eso es lo más importante #friendshipgoals

Ahora ya no importa que no cumpliera mi propósito. Lo importante es que acabé el vestido y aprendí en el proceso. Ya tengo nuevos planes, así que va siendo hora de que me ponga manos a la obra #staytunned

m a r i q u i t i n a

Deja un comentario