invitada II

wedding series II

Siempre es especial cuando una de tus amigas celebra su boda. Sobre todo si es la primera. De repente te das cuenta de que nos hemos hecho mayores, que el tiempo pasa más rápido de lo que piensas y que entre todo ese trajín de; estudiar, encontrar trabajo y trabajar, lo que viene siendo la vida misma, estas cosas ocurren. Ocurre la magia entre dos personas maravillosas que se unen y se rodean de sus seres más allegados para celebrar.

Ocurre la magia de la vida. El amor. La amistad. La distancia es capricosa y no te permite ver a todas las personas que quisieras con la continuidad que te gustaría  y durante el tiempo necesario. Pero las circunstancias te ponen en un lugar en un momento determinado y la vida va pasando. La distancia te hace más fuerte, te hace valorar más los pequeños detalles, los momentos insignificantes que sí lo son para ti. Porque todo se magnifica y se engrandece.

Ser invitado es sentirse especial. Es ser especial para alguien. No importa la distancia o las veces que tenga que volar. Lo haría una y mil veces más. Esta es mi particular forma de dar las gracias por contar con nosotros.

En cuanto a mi outfit, es una larga historia que pronto compartiré. Porque la vida da muchas vueltas, y los vestidos para las bodas, también. Este era mi plan B, he aquí la razón de por qué siempre hay que tener uno.

Las flores del pelo son naturales, fui a la floristería el día antes para conseguir una de mis flores favoritas, paniculata. Era mi toque personal, ya que no pensaba hacerme nada especial en el pelo. Mi madre, que siempre ha sido una artista, me ayudó a coserlas en una peina.

m a r i q u i t i n a

2 Comments

  1. Ana

    Gracias a ti por formar parte de ese día tan especial!!

  2. Juan Ant. Rendón

    Muchos besitos, eres genial

Deja un comentario