white

DSC_1384 - copia2

DSC_1389 - copia2

DSC_1396 - copia2

DSC_1507 - copia2

DSC_1392 - copia2

DSC_1519 - copia2

DSC_1527 - copia2

Me aburría el corcho tradicional. Ya pasó la época en la que lo tenía atestado de recortes, fotos, etiquetas y papeles que me daba pena tirar. Se acabó. Con la excusa de que ahora lo he colocado en otro lugar, se me ocurrió customizarlo pintándolo de blanco. Mi primera idea siempre fue pintarlo entero, ¿qué más da? Marco y corcho incluido. Encontré un bote de pintura de cuando hacía manualidades en el instituto, casi entero. Blanco nácar, no era exactamente lo que yo había esperado, pero me dispuse a dar capas y capas al marco para que no se notara la madera. Finalmente, y con miedo a quedarme sin pintura, pinté el corcho con lo que me quedaba. Ahora me servirá de mood board. ¡Ala!

James Blunt – Heart to heart

One Comment

  1. Te quedó muy chulo, parece un blanco plateado!

Deja un comentario